ISLA DE MONOS

  

Cuando Stephen Johnson llegó al Reino Perdido de Mayá en los años40s, su entrada al santuario de los monos fue denegado, y a partir de ese momento, la isla de los monos fue envuelta por la jungla, esperando a que los pequeños aventureros vengan a explorarla.

Con toboganes y albercas miniatura, el área de niños de Lost Mayan Kingdom está reservada solo para los pequeños, y para quienes, como ellos, vienen a divertirse con un corazón de niño.

Recuerda que estos pequeños siempre deben ir acompañados por un adulto con corazón de niño.